Juegos de Candy Crush

Candy Crush Saga es un juego simple pero adictivo que incluye la combinación de dulces de colores y en juegos-para.es os traemos una saga de juego parecidos. Candy Crush es jugado por 93 millones de personas todos los días y los similares por un estilo.

¿Qué hace tan adictivos los juegos de Candy Crush?

En primer lugar, es simple. La premisa de Candy Crush es lo suficientemente básica para un niño en edad preescolar: sólo tienes que hacer coincidir tres caramelos del mismo color. Inicialmente, el juego nos permite ganar y pasar los niveles con facilidad, dando una fuerte sensación de satisfacción. Estos logros se experimentan como mini recompensas en nuestros cerebros, liberando la dopamina neuroquímica y aprovechando los mismos circuitos neuronales implicados en la adicción, reforzando nuestras acciones. A pesar de su reputación como químico del placer, la dopamina también juega un papel crucial en el aprendizaje, cimentando nuestros comportamientos y entrenándonos para seguir realizándolos.

Sin embargo, si el juego siguiera siendo tan fácil, nos cansaríamos rápidamente de las gominolas y las gotas de chicle, aburriéndonos después de un par de sesiones de juerga. Pero Candy Crush nos hace volver de varias maneras. A medida que jugamos, el juego se hace más difícil, las victorias (y esas ráfagas de dopamina) se vuelven más intermitentes.

Un neurocientífico explica: la necesidad de “ciudadanos empáticos”

– Además, a pesar de lo que puedas pensar -y de lo que afirmen los desarrolladores del juego- Candy Crush es esencialmente un juego de suerte, tu éxito depende de la variedad de colores que se te han dado al azar más que de tus habilidades para robar. Esto significa que el programa de recompensas se vuelve inesperado: perdemos más a menudo de lo que ganamos y nunca sabemos cuándo llegará el próximo triunfo. En lugar de desanimarnos a jugar, esto hace que el juego sea aún más atractivo que si ganáramos fácilmente.

Esta estrategia se conoce como un programa de refuerzo de proporción variable y es la misma táctica que se utiliza en las máquinas tragaperras; nunca se puede predecir cuándo se va a ganar, pero se gana con la suficiente frecuencia como para seguir regresando por más.

Steve Sharman, un estudiante de doctorado en psicología de la Universidad de Cambridge que investiga la adicción al juego, explica que la impresión de que tenemos el control de un juego es clave para su naturaleza adictiva y es vital cuando se juega a una máquina tragaperras, por ejemplo. “La ilusión de control es un elemento crucial en el mantenimiento de la adicción al juego… [ya que] infunde una sensación de habilidad o control”, dice. “Hay una serie de características dentro del juego [como los potenciadores en Candy Crush] que permiten a los jugadores creer que están afectando el resultado del juego, y en algunos casos lo están, pero esos casos son raros”.

Me acerqué al fabricante del juego, King Digital Entertainment, para pedirle un comentario, pero la empresa declinó mi solicitud de una entrevista formal. Sin embargo, en sus recientes documentos de presentación F-1, King refuta esta afirmación, afirmando que si bien los juegos de azar son un juego de azar, sus juegos son juegos casuales que son “fáciles de aprender pero difíciles de dominar”. Cree que Candy Crush se basa en que los jugadores alcancen un cierto nivel de habilidad y destreza, y que hay que ser estratégico en la forma de mover los caramelos.

Otra característica del juego que afecta fuertemente a la forma en que respondemos es el límite de cuánto podemos jugar en un momento dado. Candy Crush efectivamente te pone en “tiempo muerto” después de cinco pérdidas. Esto significa que nunca puedes estar completamente satisfecho cuando juegas y siempre te deja con ganas de más. Y al no dejarte jugar, el juego se vuelve aún más gratificante cuando te dejan volver a Candyland. Así es también como Candy Crush hace su dinero, permitiéndote volver a entrar en el juego si estás dispuesto a comprar vidas extra.

Investigadores de Harvard y de la Universidad de Columbia Británica han demostrado este efecto, llamado adaptación hedónica, en un estudio que utiliza barras de caramelo de la vida real. Los participantes fueron divididos en dos grupos: a uno se le dijo que se abstuviera de comer chocolate durante una semana, mientras que al otro se le dieron libras de esa cosa y se le dijo que se volviera loco. Después de una semana, los participantes fueron llevados de vuelta al laboratorio y se les dio un trozo de chocolate para que lo saborearan.

¿Los resultados? Los que habían sido privados calificaron el chocolate como significativamente más placentero que los que habían sido capaces de comerlo libremente. Así que parece que la privación hace que la recompensa sea mucho más dulce al final.

Por último, no es una coincidencia que el juego se juegue con trozos de caramelo. Como señala Sharman, la comida se usa a menudo en los juegos de azar (piensen en la infame máquina de frutas), atando nuestras felices asociaciones y el placer que obtenemos al comer en el juego. King reconoce que las asociaciones positivas de los dulces ayudan a hacer el juego más divertido y relajante.

Aunque ha habido un par de historias extrañas sobre madres que olvidaron recoger a sus hijos de la escuela porque no podían dejar de jugar, en su mayoría Candy Crush es inofensivo. Nunca tienes que pagar si no quieres, y teóricamente puedes parar cuando quieras.